Asociación conjunta de excreción urinaria de sodio y potasio con eventos cardiovasculares y mortalidad

Asociación conjunta de excreción urinaria de sodio y potasio con eventos cardiovasculares y mortalidad

Asociación de la excreción urinaria de sodio estimada con mortalidad y eventos cardiovasculares. Los valores son índices de riesgo (intervalos de confianza del 95%)

La ingesta moderada de sodio (3-5 g / día) combinada con una ingesta alta de potasio se asocia con el menor riesgo de mortalidad y eventos cardiovasculares. El objetivo simultáneo de una ingesta baja de sodio (<2 g / día) con una ingesta alta de potasio (> 3,5 g / día) es extremadamente poco frecuente.

BMJ, 13/03/2019Joint association of urinary sodium and potassium excretion with cardiovascular events and mortality: prospective cohort study

Objetivo: Evaluar la asociación de excreción urinaria de sodio y potasio (como medidas sustitutas de ingesta) con los eventos cardiovasculares y mortalidad, en el contexto de las recomendaciones actuales de la Organización Mundial de la Salud para la ingesta diaria (<2.0 g de sodio,> 3.5 g de potasio) en adultos.

Diseño: Estudio de cohorte internacional prospectivo.

Ámbito: 18 países de ingresos altos, medios y bajos, muestreados en comunidades urbanas y rurales.

Participantes: 103.570 personas que proporcionaron muestras de orina en ayunas por la mañana.

Medidas de resultado principales: Asociación de la excreción de sodio y potasio en orina de 24 horas (sustitutos de la ingesta) con la mortalidad por todas las causas y los eventos cardiovasculares mayores, mediante regresión multivariable de Cox. Se generó una variable de seis categorías para la unión de sodio y potasio: excreción de sodio (baja (<3 g / día), moderada (3-5 g / día) y alta (> 5 g / día) ingestas de sodio) por excreción de potasio (mayor / igual o menor que la mediana de 2,1 g / día).

Resultados: La media de la excreción urinaria de sodio y potasio estimada fue de 4,93 g / día y 2,12 g / día, respectivamente. Después de una mediana de seguimiento de 8,2 años, 7.884 (6,1%) participantes habían muerto o experimentado un evento cardiovascular importante. El aumento de la excreción urinaria de sodio se asoció positivamente con el aumento de la excreción de potasio (r = 0,34 sin ajustar), y solo el 0,002% tuvo una excreción urinaria concomitante de <2,0 g / día de sodio y> 3,5 g / día de potasio. Se observó una asociación en forma de J de excreción de sodio y asociación inversa de excreción de potasio con la muerte y eventos cardiovasculares. Para las categorías juntas de excreción de sodio y potasio, el riesgo más bajo de muerte y eventos cardiovasculares ocurrió en el grupo con excreción moderada de sodio (3-5 g / día) y una mayor excreción de potasio (21,9% de la cohorte). En comparación con este grupo de referencia, se asociaron las combinaciones de baja en potasio con baja excreción de sodio (riesgo 1.23, 1.11 a 1.37; 7.4% de la cohorte) y baja en potasio con alta excreción de sodio (1.21, 1.11 a 1.32; 13.8% de la cohorte) con el riesgo más alto, seguido de una baja excreción de sodio (1.19, 1.02 a 1.38; 3,3% de la cohorte) y una alta excreción de sodio (1.10, 1.02 a 1.18; 29.6% de la cohorte) entre aquellos con excreción de potasio mayor que la mediana. Una mayor excreción de potasio atenuó el mayor riesgo cardiovascular asociado con una alta excreción de sodio (P para la interacción = 0,007).

Conclusiones: Estos hallazgos sugieren que el objetivo simultáneo de una ingesta baja de sodio (<2 g / día) con una ingesta alta de potasio (> 3,5 g / día) es extremadamente poco frecuente. La ingesta moderada de sodio (3-5 g / día) combinada con una ingesta alta de potasio se asocia con el riesgo más bajo de mortalidad y eventos cardiovasculares.