Apoyo conductual adicional como complemento a la farmacoterapia para dejar de fumar

Apoyo conductual adicional como complemento a la farmacoterapia para dejar de fumar

Existe evidencia de certeza alta de que proporcionar apoyo conductual presencial o por vía telefónica a las personas que utilizan farmacoterapia para dejar de fumar aumenta las tasas de abandono. Es posible que el aumento de la cantidad de apoyo conductual incremente las probabilidades de éxito en cerca del 10% al 20%, según una estimación combinada de 65 ensayos. El análisis de subgrupos sugiere que el beneficio incremental de un mayor apoyo es similar en una gama de niveles de apoyo inicial. Se necesita investigación adicional para evaluar la efectividad de componentes específicos que comportan apoyo conductual.

 

Revisión Cochrane, 05/06/2019Apoyo conductual adicional como complemento a la farmacoterapia para el abandono del hábito de fumar

 

Antecedentes: La farmacoterapia para dejar de fumar aumenta la probabilidad de lograr la abstinencia en un intento. Es plausible que la prestación de apoyo o, si se ofrece apoyo, la prestación de apoyo más intensivo o de apoyo que incluya componentes particulares pueda aumentar aún más la abstinencia.

 

Objetivos: Evaluar el efecto de añadir o aumentar la intensidad del apoyo conductual a las personas que utilizan fármacos para el abandono del hábito de fumar y evaluar si hay efectos diferentes según el tipo de farmacoterapia o la cantidad de apoyo en cada condición. También se consideraron los estudios que compararon directamente intervenciones conductuales que coincidieron con el tiempo de contacto, en los que el tratamiento farmacológico se proporciona a ambos grupos (p.ej., pruebas de diferentes componentes o enfoques de apoyo conductual como complemento del tratamiento farmacológico).

 

Métodos de búsqueda: Se realizaron búsquedas en el Registro especializado del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco (Cochrane Tobacco Addiction Group), clinicaltrials.gov y la ICTRP en junio de 2018 para encontrar registros con cualquier mención de la farmacoterapia, incluido cualquier tipo de tratamiento de reemplazo de nicotina (TRN), bupropión, nortriptilina o vareniclina que evaluara el agregado de apoyo personal o comparara dos o más intensidades de apoyo conductual.

 

Criterios de selección: Ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios en los que todos los participantes recibieron farmacoterapia para el abandono del hábito de fumar y las condiciones difirieron en cuanto a la cantidad o el tipo de apoyo conductual. La condición de intervención tenía que incluir el contacto personal (definido como en persona o por teléfono). Los controles podían recibir contacto personal menos intensivo un tipo diferente de contacto personal, información por escrito o ningún apoyo conductual. Se excluyeron los ensayos que solamente reclutaron mujeres embarazadas y los ensayos que no se diseñaron para evaluar la abstinencia a los seis meses o más.

 

Obtención y análisis de los datos: En esta actualización, para el cribado y la extracción de datos se siguieron los métodos Cochrane estándar. La medida de resultado principal fue la abstinencia de fumar después de al menos seis meses de seguimiento. Se utilizó la definición más rigurosa de abstinencia para cada ensayo y, cuando estuvieron disponibles, tasas validadas de forma bioquímica. Se calculó el cociente de riesgos (CR) y el intervalo de confianza (IC) del 95% para cada estudio. Donde fue apropiado, se realizó un metanálisis mediante un modelo de efectos aleatorios.

 

Resultados principales: Ochenta y tres estudios, 36 de los cuales fueron nuevos en esta actualización, cumplieron los criterios de inclusión, que representa más de 29 536 participantes. En general, se clasificaron 16 estudios con un bajo riesgo de sesgo y 21 estudios con un alto riesgo de sesgo. Todos los demás estudios se consideraron de riesgo de sesgo poco claro. Los resultados no fueron sensibles a la exclusión de los estudios en riesgo alto de sesgo. Se agruparon todos los estudios que compararon más versus menos apoyo en el análisis principal. Los hallazgos mostraron un beneficio del apoyo conductual añadido a la farmacoterapia. Cuando se agruparon todos los estudios de tratamiento conductual adicional, hubo pruebas de un beneficio estadísticamente significativo del apoyo adicional (CR 1,15; IC del 95%: 1,08 a 1,22; I² = 8%; 65 estudios; n = 23.331) para la abstinencia durante el seguimiento más prolongado, y este efecto no fue diferente cuando se compararon los subgrupos según el tipo de farmacoterapia o la intensidad del contacto. Este efecto fue similar en el subgrupo de ocho estudios en los que el grupo control no recibió apoyo conductual (CR 1,20; IC del 95%: 1,02 a 1,43; I² = 20%; n = 4.018). Diecisiete estudios compararon las intervenciones emparejadas por tiempo de contacto pero que difirieron en cuanto a los componentes conductuales o los enfoques empleados. De las 15 comparaciones, todas tuvieron un pequeño número de participantes y eventos. Sólo una detectó un efecto estadísticamente significativo, favoreciendo un enfoque de educación sanitaria (que los autores describieron como asesoramiento estándar con información y asesoramiento) sobre el enfoque de entrevistas motivacionales (CR 0,56; IC del 95%: 0,33 a 0,94; n = 378).

 

Conclusiones de los autores: Existe evidencia de certeza alta de que proporcionar apoyo conductual presencial o por vía telefónica a las personas que utilizan farmacoterapia para dejar de fumar aumenta las tasas de abandono. Es posible que el aumento de la cantidad de apoyo conductual incremente las probabilidades de éxito en cerca del 10% al 20%, según una estimación combinada de 65 ensayos. El análisis de subgrupos sugiere que el beneficio incremental de un mayor apoyo es similar en una gama de niveles de apoyo inicial. Se necesita investigación adicional para evaluar la efectividad de componentes específicos que comportan apoyo conductual.