Antipsicóticos, estabilizadores del ánimo y comisión de delitos violentos

Además de la prevención de recaídas y el alivio de los síntomas psiquiátricos, los beneficios de los antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo también pueden contribuir a la reducción de las tasas de delitos violentos. Los posibles efectos de estos fármacos sobre la violencia y la delincuencia se deben tomar en cuenta cuando se consideran opciones de tratamiento para los pacientes con trastornos psiquiátricos.

The Lancet, 27/09/2014 “Antipsychotics, mood stabilisers, and risk of violent crime”

Antecedentes: Los antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo se prescriben ampliamente para los pacientes con trastornos psiquiátricos en todo el mundo. A pesar de una clara evidencia de su eficacia en la prevención de recaídas y alivio de los síntomas, su efecto sobre algunos resultados adversos, incluyendo la comisión de los delitos violentos, no está clara. Objetivo: determinar el efecto de los antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo en el índice de delitos violentos cometidos por los pacientes con trastornos psiquiátricos en Suecia. Métodos: Utilizamos registros nacionales suecos vinculados para estudiar 82.647 pacientes a quienes se prescribió antipsicóticos o estabilizadores del estado de ánimo, sus diagnósticos psiquiátricos y condenas penales subsiguientes entre 2006-09. Lo hicimos en análisis individuales para comparar la tasa de criminalidad violenta durante el tiempo que a los pacientes se prescribieron estos medicamentos frente al ratio de los mismos pacientes, mientras que no estaban recibiendo los fármacos para ajustar factores de confusión para que permanecieran constantes en cada participante durante el seguimiento posterior. El resultado primario fue la incidencia de los delitos violentos, de acuerdo con el Registro de la delincuencia nacional de Suecia. Hallazgos: Entre 2006-09, se prescribieron antipsicóticos o estabilizadores del estado de ánimo a 40.937 hombres en Suecia, de los cuales 2.657 (6,5%) fueron condenados por un delito violento durante el período de estudio. En el mismo período, a 41.710 mujeres les fueron prescritos estos medicamentos, de las cuales 604 (1,4%) tuvieron condenas por delitos violentos. En comparación con los períodos en los que los participantes no tomaban la medicación, los delitos violentos se redujeron en un 45% en pacientes tratados con antipsicóticos (hazard ratio [HR] 0,55, IC 95% 0,47-0,64) y en un 24% en pacientes con prescripción de estabilizadores del estado de ánimo (0,76, 0 ,62-0,93). Sin embargo, se identificaron diferencias potencialmente importantes en los diagnósticos de los estabilizadores del estado de ánimo, que se asociaron con una reducción del tipo de los delitos violentos sólo en los pacientes con trastorno bipolar. La tasa de reducción de la violencia de los antipsicóticos se mantuvo entre el 22% y el 29% en los análisis de sensibilidad utilizando resultados diferentes (cualquier crimen, la delincuencia relacionada con las drogas, el crimen menos grave, y la detención violenta), y fue más fuerte en los pacientes que se les prescribió dosis más altas de drogas respecto de las prescripciones de dosis más bajas. También se registraron reducciones notables en los delitos violentos para la medicación depot (HR ajustado para medicamentos orales concomitantes 0,60, IC 95% 0,39-0,92). Interpretación: Además de la prevención de recaídas y el alivio de los síntomas psiquiátricos, los beneficios de los antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo también pueden contribuir a la reducción de las tasas de delitos violentos. Los posibles efectos de estos fármacos sobre la violencia y la delincuencia se deben tomar en cuenta cuando se consideran opciones de tratamiento para los pacientes con trastornos psiquiátricos. Financiación: El  Wellcome Trust, el Swedish Prison and Probation Service, the Swedish Research Council, y el Swedish Research Council for Health, Working Life and Welfare.