Análisis de sangre para para la predicción de la ausencia de lesiones intracraneales tras traumatismos

Análisis de sangre para para la predicción de la ausencia de lesiones intracraneales tras traumatismos

Estos resultados muestran la alta sensibilidad y el valor predictivo negativo de la prueba UCH-L1 y GFAP, respaldando su potencial clínico para descartar la necesidad de una tomografía computarizada en pacientes con traumatismo craneoencefálico que acuden a los servicios de urgencias en los que se considera que una tomografía computarizada craneal está clínicamente indicada. Están justificados estudios futuros para determinar el valor agregado de esta prueba biomarcadora a las reglas de decisión clínica del TAC craneal.

The Lancet Neurology, 24/07/2018“Serum GFAP and UCH-L1 for prediction of absence of intracranial injuries on head CT (ALERT-TBI): a multicentre observational study”

https://www.thelancet.com/journals/laneur/article/PIIS1474-4422(18)30231-X/fulltext

 

 

Más de 50 millones de personas en todo el mundo sufren una lesión cerebral traumática (LCT) anualmente. La detección de lesiones intracraneales se basa en la TAC craneal, que se usa en exceso y consume muchos recursos. Los biomarcadores cerebrales basados en la sangre pueden predecir la ausencia de lesión intracraneal y, por lo tanto, reducir la exploración innecesaria mediante TAC craneal. Buscamos validar una prueba que combina ubiquitina C-terminal hidrolasa-L1 (UCH-L1) y proteína glial fibrilar ácida (GFAP), a valores de corte predeterminados, para predecir lesiones intracraneales traumáticas en la TAC de cabeza después de una LCT aguda.

Métodos: Este estudio observacional prospectivo y multicéntrico incluyó a adultos (≥18 años) que acudieron a los servicios de urgencias participantes con una lesión cerebral traumática presuntamente no penetrante y una puntuación de escala de coma de Glasgow de 9-15. Los pacientes eran elegibles si se habían sometido a una TAC craneal como parte de la atención estándar de emergencia y muestra de sangre dentro de las 12 h de la lesión. La UCH-L1 y GFAP se midieron en suero y se analizaron usando valores de corte preespecificados de 327 pg / ml y 22 pg / ml, respectivamente. Los resultados de la muestra de UCH-L1 y GFAP se combinaron en un único resultado de prueba que se comparó con los resultados de la TAC craneal. Los resultados primarios del estudio fueron la sensibilidad y el valor predictivo negativo (VPN) del resultado de la prueba para la detección de lesión intracraneal traumática en la TAC craneal.

Resultados: Entre el 6 de diciembre de 2012 y el 20 de marzo de 2014, se reclutaron 1.977 pacientes, de los cuales 1.959 tenían datos analizables. 125 (6%) de los pacientes tenían lesiones intracraneales detectadas por TAC y ocho (<1%) tenían lesiones neuroquirúrgicamente manejables. 1.288 (66%) pacientes tuvieron un resultado positivo en la prueba UCH-L1 y GFAP y 671 (34%) tuvieron un resultado negativo en la prueba. Para la detección de lesión intracraneal, la prueba tenía una sensibilidad de 0,976 (95% CI 0,931-0,995) y un VPN de 0,996 (0,987-0,999). En tres (<1%) de 1.959 pacientes, la tomografía computarizada fue positiva cuando la prueba fue negativa.

Interpretación: Estos resultados muestran la alta sensibilidad y el valor predictivo negativo de la prueba UCH-L1 y GFAP. Esto respalda su papel clínico potencial para descartar la necesidad de una tomografía computarizada en pacientes con traumatismo craneoencefálico que acuden a los servicios de urgencias en los que se considera que una tomografía computarizada craneal está clínicamente indicada. Se podrían justificar estudios futuros para determinar el valor agregado de esta prueba biomarcadora a las reglas de decisión clínica del TAC craneal.

Fondos: Banyan Biomarkers and US Army Medical Research and Materiel Command.